60 años de Cáritas Parroquiales: una expresión de fraternidad

Cáritas Parroquiales, se fundó en 1960. Foto: Especial

El 19 de septiembre de 1985 es una fecha inolvidable, pues ese día el terremoto cobró miles de vida, pero también Cáritas Parroquiales movió el “piso” con su labor en ese desastre, pues dejó en claro la importancia de formar grupos en el servicio caritativo.

Cáritas –como institución- fue fundada en 1897 en Friburgo Alemania, por el sacerdote Lorenz Wethmann, quien buscó crear un espacio oficial de la Iglesia para promover y articular iniciativas sociocaritativas, como una expresión de su comunión fraterna y del mandato evangélico de servir a Cristo en los pobres.

Lee: Cuatro puntos que hacen diferente la Megamisión 2021

En la Ciudad de México, Cáritas nació en los primeros días de septiembre de 1960, en la Parroquia de San Miguel Arcángel (Tacubaya), fundada por Mons. Moisés Ugalde, respaldado por el entonces Arzobispo Miguel Darío Miranda y Gómez.

En 1985 que Cáritas vivió su primera etapa en ámbitos parroquiales, sumándose a la ayuda humanitaria por el trágico acontecimiento del sismo del 19 de septiembre que desencadenó la importancia de formar grupos en el servicio caritativo.

Tareas de las Cáritas

La huella en la comunidad

A través de pláticas de sensibilización en torno al ejercicio de la caridad, cursos y talleres para la conformación de grupos parroquiales, que de manera organizada, implementan acciones en favor de los más necesitados en sus zonas pastorales es la forma en que Cáritas Parroquiales destaca la importancia de la labor socio-caritativa.

De igual forma existen cursos en torno al conocimiento de la realidad, de actualización, así como reuniones de seguimiento, y encuentros de voluntarios. Con ello cumplen sus objetivos principales: sensibilizar, animar y formar a la comunidad para ser testimonio de la caridad; conocer la realidad social, las formas de pobreza, causas y circunstancias que las originan, para poder tener adecuadas intervenciones, y promover y favorecer el compromiso del voluntariado, con una formación espiritual y operativa adecuada.

¿Qué diferencia hay con Cáritas Arquidiocesana y Cáritas Nacional?

Cáritas Nacional o también conocida como Cáritas Mexicana, fue creada por la Conferencia del Episcopado Mexicano y dentro de sus funciones esta: animar, promover y difundir la dimensión social de la Fe, la caridad y solidaridad a nivel nacional e internacional.

Y Cáritas Arquidiocesana es el organismo oficial del Arzobispado de México, para atender diversas necesidades de los sectores más pobres, que forman parte de las Zonas Pastorales que conforman la Arquidiócesis de México. Fue fundada en septiembre de 1960. Y se encuentra en estrecha colaboración con Cáritas Mexicana.

¿Cuál es el mayor reto de Cáritas Parroquiales?

Para Cáritas Parroquiales el mayor reto es generar un sentido de sinodalidad, así como motivar a los párrocos a que asuman el liderazgo de la pastoral socio-caritativa, impulsando iniciativas que den respuesta a las necesidades de sus comunidades y por ende sensibilizar a las personas en la importancia de profesionalizar la acción voluntaria a través de la formación y capacitación.

Y el objetivo de Cáritas Parroquiales es continuar con la animación y conformación de grupos de Cáritas Parroquiales a nivel decanato y/o parroquial, así como procurando una mayor vinculación con la Vicaría de Laicos en el Mundo, -considerando sus ambientes y comisiones-, con la Vicaría de Pastoral, así como con el diaconado, permanente, buscando el bien común, a través de una red de apoyo solidaria y fraterna para quienes más lo necesitan.

Cabe señalar que Cáritas Parroquiales serán los encargados de ayudar en la formación de los voluntarios de la Megamisión 2021, con el objetivo de hacer una misión permanente.

Lee: ¿Sabes qué es la Megamisión?

 

 

 

Mensaje del Papa Francisco

Mensaje para la jornada mundial de las misiones 2020 en el contexto de los sufrimientos causados por el covid-19.

«En este año, marcado por los sufrimientos y desafíos causados por la pandemia del covid-19, [el] camino misionero de toda la Iglesia continúa a la luz de la palabra que encontramos en el relato de la vocación del profeta Isaías: «Aquí estoy, mándame» (Is 6,8). Es la respuesta siempre nueva a la pregunta del Señor: ¿A quién enviaré?» (ibíd.).

Esta llamada viene del corazón de Dios, de su misericordia que interpela tanto a la Iglesia como a la humanidad en la actual crisis mundial.

Papa Francisco.

Share via
Copy link
Powered by Social Snap